El peligro de los cigarrillos electrónicos

Análisis del documento de la Consejería de Salud de la Región de Murcia
7 febrero, 2014
Pequeños problemas de los cigarrillos electrónicos y el tabaco: comparativa
18 febrero, 2014

El peligro de los cigarrillos electrónicos

A estas alturas del blog creo que ha quedado suficientemente claro que el uso del cigarrillo electrónico no comporta más peligro que el que asumimos diariamente cada vez que salimos a la calle. Por eso ya hay múltiples voces que se levantan hacia los verdaderos peligros del cigarrillo electrónico: los derivados de reguladores con poca vista o conflicto de intereses.Recientemente se anunciaba en los medios de comunicación la ya adelantada propuesta por parte del Gobierno Vasco de tratar a los cigarrillos electrónicos como al tabaco. Con esta poco inteligente medida se conseguirá que cientos de miles de fumadores que podrían ver en el cigarrillo electrónico una atractiva forma de dejar el consumo del tabaco y cambiarlo por una forma mucho más segura de administración de nicotina, sigan inhalando alquitrán.

Seamos serios. Prohibiendo el uso en lugares públicos del cigarrillo electrónico no se protege a los vapeadores pasivos de las inexistentes consecuencias dañinas para su salud, ni se protege a los ex fumadores de un súbito arrebato por volver al cigarrillo clásico. Se desaprovecha uno de los principales atractivos que tenía el cigarrillo electrónico y que a veces servía como motivo principal para, colateralmente, lograr un sustancialmente menor daño para la salud del consumidor de nicotina. Y se protegen los intereses de las potentes compañías tabaqueras y farmacéuticas que no verán menguar sus beneficios a favor de la hasta ahora pujante industria del vapeo.

El principal peligro de los cigarrillos electrónicos, por tanto, consiste en no usarlos y seguir fumando. Por eso las medidas legislativas deberían favorecer que estos cigarrillos fuesen cada vez más eficaces, económicos, atractivos y accesibles, de manera que ganasen terreno a los cigarrillos tradicionales. De hecho, podríamos hacer una analogía con las bicicletas estáticas. Está claro que practicar ejercicio con ellas será saludable, en la medida en que aleja de un factor de riesgo cardiovascular, el sedentarismo, más que probado. Sería desproporcionado que notorios traumatólogos apareciesen alarmados en prensa diciendo que a lo mejor su uso regular produce algún problema en el futuro, disuadiendo de su uso. Y sería igualmente absurdo hacer más difícil la adquisición de dichos aparatos amparándose en el hecho real de que algunos “compran el cacharro” y luego no lo usan (parte de las críticas al cigarrillo electrónico se centran en que algunos que los compraron siguieron fumando algunos pitillos, o que directamente se cansaron de la novedad y volvieron al tabaco. Pero es que resulta que esta cifra de “fracasos” al intentar el paso al vapeo desde el tabaquismo tiene en ocasiones que ver con productos de baja calidad, o demasiado complejos con poca explicación de uso, y esos problemas se reducirían con una regulación permisiva con la libre competencia. No lo digo yo. Lo dicen los usuarios (puedes leer cientos de experiencias en vapeando.com).

Medidas como la hoy anunciada van en dirección opuesta, no sólo al sentido común aplicado a la reducción de daño, sino al apoyo que cada vez más paises europeos dan a una regulación proporcionada.

Pero como lamentarse sin más sirve de poco, animo los lectores a dos cosas:

En primer lugar a apoyar esta iniciativa que puede parar esto en Europa:

http://www.vapeando.com/web/showthread.php?34715-%A1Atenci%F3n!-Vapeo-en-peligro

Y en segundo lugar, a seguir utilizando el cigarrillo electrónico donde quieran, siempre con el sentido común de no producir revuelo y no ganarse una sanción. El vapor del cigarrillo electrónico no hace daño. El humo del tabaco, sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos utilizando cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirme, si acepta nuestras cookies de seguimiento. También puede rechazar el seguimiento, por lo que puede seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.